Manuel Alfredo Rojas, un médico clínico fue apartado de su cargo por ser acusado de abuso. Cumplía su función en una unidad sanitaria en Villa Bordeu.

El profesional fue despedido por la municipalidad después de que varias mujeres manifestaran quejas, dando a entender que les pedía que se saquen la ropa por más de que no sea necesario. Esto ocurría en la sala médica ubicada en la calle Carmen Ledesma al 1.700.

Una menor de 14 años que realizó la pertinente denuncia en la Comisaría de la Mujer, declaró haber ido a la salita por un fuerte dolor de muela y el acusado le pidió que se desvistiera para revisarla.