Ayer encontraron un uniforme que pertenecería a Yasmín Varela, la adolescente que falta de su casa desde el jueves; sospechan que podría tratarse de una partida voluntaria

Yasmín Varela tiene 15 años, es de Córdoba y está desaparecida desde el jueves, el día que su madre la dejó en la puerta del colegio Santa Margarita, en el barrio de San Vicente. Unas curiosas publicaciones que realizó la joven dos días antes alimentan las sospechas de que se trataría de una partida voluntaria. Ayer, vecinos del lugar encontraron un uniforme y la policía investiga si pertenece a la adolescente.

“Voy a extrañar muchas cosas”, reza un mensaje que habría escrito la menor el pasado martes en su cuenta de Twitter. Y continua: “Acepto de que me estaré equivocando, quizás, pero necesito experimentar”.

“No pienso que encontraré una vida mejor de la que tengo. Pienso en poder lograr yo misma mi propia vida. Las cosas que voy a pasar, pero que Dios me perdone. Aunque no sea demostrativa, pero por dentro me cago de miedo”, concluye la serie de tweets que levantaron las sospechas de que la joven se habría escapado de su casa.

Además, una pelea que mantuvo Yasmín con su familia reforzaría la hipótesis. “Discutimos y la castigamos por no respetar los horarios de la casa”, contó hoy Daniel Luna, el padrastro de la joven, que afirmó que el jueves la vieron ingresar al colegio, aunque desde la institución sostienen que no asistió ese día.

Varela señaló que “las amigas no saben nada de ella” aunque advirtió que sospechan de “la complicidad” de una compañera.

Ayer, un vecino de barrio San Vicente encontró un uniforme escolar del colegio Santa Margarita en calle Tristán Narvaja al 1.500, a seis cuadras de esa institución y ahora se investiga si pertenece a Yasmín.

El fiscal de la causa descartó una versión de algunos conocidos de la menor que indicaba que Yasmín tenía pensado viajar a Santiago del Estero.

Anabel Varela, la madre de la joven, aseguró que el jueves alrededor de las 6.30 la dejó en la puerta de la escuela. Sin embargo, cuando advirtió a la tarde que no había regresado y le preguntó a sus compañeros si sabían algo de ella, se dio cuenta de que en realidad Yasmín jamás había ingresado a la institución.

Entre el jueves a la tarde y ayer se realizaron operativos en casa de allegados a la adolescente, sin resultados positivos.

La adolescente mide 1,69 metros, tiene tez blanca, ojos marrones y su pelo es marrón ondulado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.