En TN, la diputada nacional de Libres del Sur le dijo que sus defendidos “dieron un golpe de Estado y luego desestabilizaron a la democracia”. El defensor pidió que se tome en cuenta las víctimas de los “atentados terroristas”.

“Después de la ley que se sancionó en el Congreso, interpretando la ley vigente 27.156, hoy no hay un juez en el país que le dicte (el cómputo del) 2×1 a un represor”, dijo la diputada de Libres del Sur. Donda sostuvo que la Corte Suprema de Justicia debería haber estudiado la ley que impide conmutar la pena a un genocida o a quien haya cometido delitos de lesa humanidad. También advirtió que los miembros del Máximo Tribunal deberán “enfrentar la posibilidad de un juicio político antes de volver a hacer algo como lo que ya hicieron”, en alusión al fallo que benefició al torturador Luis Muiña.

El abogado Guillermo Fanego, que defiende a 13 de los 67 imputados en la causa de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), relativizó el alcance de la multitudinaria marcha en repudio al fallo de la Corte y cuestionó la ley emanada del Congreso. “Esta ley que se acaba de dictar para lo único que sirve es para seguir disciplinando a los jueces, que el anterior gobierno (por el cristinismo) ya había puesto de rodillas”, dijo.

Fanego adelantó que seguirá insistiendo ante el Máximo Tribunal para que a sus defendidos se les aplique el artículo 7 de la derogada ley 24.390, pese a la sanción de la norma aclaratoria de las últimas horas, a la que calificó de “retroceso”. Además, el abogado recordó que “en la actualidad no deben llegar a 40” los casos de represores que estén en condiciones procesales para acceder al beneficio del 2×1.

Tras escucharlo, Donda le recordó que él defendía a “personas que dieron un golpe de Estado, se los juzgó, arremetieron contra el gobierno democrático para lograr las leyes de Obediencia Debida y Punto Final” y que todo eso terminó “cuando sacaron los indultos”. Sobre la mora en las condenas, la diputada y nieta recuperada sostuvo que “desde el 2003, las víctimas de la dictadura están pidiendo que se aceleren los juicios”.

Donda recordó que nació en cautiverio gracias a que su tía del corazón Lidia Vieyra asistió a su mamá María Hilda Pérez en el parto. “(Lidia) fue detenida cuando tenía 17 años y, por obra del destino, ella está viva. Año tras año desfila por los tribunales dando testimonio sobre lo ocurrido. En eso, la Justicia tiene un problema. Si se los hubiera juzgado y no habría existido el movimiento Carapintada, ya lo habríamos superado como República”, se quejó.

El defensor reconoció que lo expuesto por Donda era justo pero cuestionó que los familiares de militares asesinados por “las organizaciones terroristas” ( guerrilleros y brazos armados de partidos políticos) “nunca fueron escuchados por un juez”. Fanego volvió sobre un tema sensible como el número de desaparecidos y pidió ampliarlo con las víctimas de los grupos armados de los ’70: “Hay padres que han perdieron a sus hijos. Hay hijos que perdieron a sus padres. Como el caso de (María Cristina) Viola o (Argentino del Valle) Larrabure – cuyos asesinados se les atribuye al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) -. Acá no tuvimos solamente 30.000 víctimas (en alusión a los desaparecidos), hubo 50.000 ó 60.000”, concluyó. (TN)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.