El cirujano tucumano Jorge Rodríguez postergó su llegada a la meta en el quíntuple Ironman para operar a un contrincante que se había desfigurado en un accidente. Ambos terminaron la carrera

La historia que envuelve al argentino Jorge Rodríguez y al noruego noruego Henning Olsrud es verdaderamente de película. Ambos pasaron de ser rivales en la competencia Ironman, la versión más exigente del triatlon, a médico y paciente por unas horas.

Durante el quíntuple Ironman de México, el atleta tucumano debió ser trasladado al hospital de la ciudad de León, donde se celebró la competencia, por una caída en un puente. “Caí desde un puente vial sin barandas a los costados. Estaba mojado y se llegaba ahí en bajada. Patino y caí abajo sobre unas piedras con la bicicleta”, indicó en el muro de su Facebook.

Allí se encontraba el noruego, que se había accidentado dos kilómetros antes que él en una bajada peligrosa, en la que se rompió labios, dientes y nariz. El diagnóstico: traumatismo maxilofacial. “Fuimos hospitalizados juntos. Después de las radiografías no había cirujano que haga reconstrucción de labios y cara, porque eran heridas graves con pérdida de sustancia, así que tuve que hacerlo sin importarme el tiempo que perdía de carrera”, explicó Rodríguez.

Si bien ya la historia hasta acá es atípica y especial, lo que siguió es aún más sorprendente: “Volvimos a la carrera a completar los 180 kilómetros de bici y después los 42 kilómetros de maratón terminando a la 1 de la mañana”, contó el tucumano de 38 años.

La prueba exige a los competidores nadar 3.8 kilómetros, atravesar 180 kilómetros en bicicleta y correr 42 kilómetros cada día, durante cinco días. Es decir, en total completan: 19 kilómetros nadando, 900 kilómetros en bicicleta y 211 corriendo con un límite máximo para hacerlo de seis días.

La exigencia fue tal que de los 36 inscriptos, sólo seis pudieron cumplir con las demandas. Ellos dos fueron parte de ese minúsculo grupo. Como si eso fuese poco, Olsrud terminó firmando el tercer mejor tiempo a menos de 7 horas del ganador, el guatemalteco Juan Carlos Sagastume.

“A dos vueltas de terminar, vi al argentino en un puente por donde nos tocaba pasar. Posteriormente me enteré de que se había accidentado. Cuando inicié mi última vuelta, me enteré de que también se había accidentado el noruego”, contó sobre el accidente el triunfador del Decaultratri México World Cup.

Además de su actividad médica, Rodríguez es uno de los ultrafondistas más importantes del país. Acumula tantos Ironman en su haber como historias insólitas. En 2015, mientras entrenaba, fue apuñalado por dos ladrones que le sacaron el reloj y el celular. (Agencia Télam)