El empresario kirchnerista Lázaro Báez , detenido por lavado de dinero, fue internado esta noche con arritmia severa en el sanatorio los Arcos, dijeron fuentes judiciales y la prepaga Swiss Medical consultadas por LA NACION, aunque su estado no es grave.

El empresario está preso por orden del juez federal Sebastián Casanello en una causa por lavado de dinero vinculado con su enriquecimiento producto de la obra pública. También está procesado como jefe de una asociación ilícita por el juez Claudio Bonadio y por integrar esa misma asociación por el juez Julián Ercolini. Junto con él, están presos su contador y su abogado de confianza con los que construyó su imperio.

Báez había pedido en septiembre del año pasado la prisión domiciliaria de forma “urgente” por razones de salud, aunque en aquella ocasión había dicho que padecía un estado de depresión y ansiedad.