Una mujer de Santiago del Estero denunció que su pareja le rompió la boca a golpes de puño a su hijo de un año “porque el bebé no quería comer”.

El brutal ataque se consumó cuando la madre del niño no se encontraba en la casa, según reveló el diario El Liberal.

La denuncia dice que la mujer regresó de trabajar y advirtió que su hijo tenía una herida sangrante en sus labios.

Preocupada, le preguntó a su concubino, quien había quedado al cuidado del niño, cómo se había lastimado, a lo que el acusado reconoció haberlo agredido, sosteniendo la insólita excusa.

Según se supo, una médica constató las heridas y diagnosticó 10 días de curación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.