En Perth, el seleccionado cayó por 36-20 luego de sufrir tres tries en los primeros 12 minutos

Si algo hablaron los Pumas la semana previa, y tras lo que fue la caída hace siete días ante los All Blacks por el Rugby Championship , es que no se podían volver a cometer los mismos errores defensivos que sufrieron en Hamilton. En sólo 12 minutos los Wallabies desnudaron las falencias de un equipo que supo encontrar respuestas y terminó con un traspié en Perth, una caída por 36-20 que abre interrogantes de aquí en adelante.

En esta gira por Oceanía, el equipo argentino terminó sufriendo una baja en uno de sus principales activos: la defensa. Ante los All Blacks no fue buena y se fueron con nueve tries en contra. Los Wallabies le hicieron tres en sólo 12 minutos. Tanto Nueva Zelanda como Australia demostraron facilidades a la hora de lastimar a unos Pumas que deberán rápidamente dar vuelta la página para lo que vendrá, sobre todo para fin de año ante los europeos en la ventana de noviembre.

Pasó sólo un minuto de juego, una mala patada de Joaquín Tuculet, tackles fallados, jugadores que sobraban y un Samu Kerevi que apoyó el primero. Seis minutos después llegó el de Haylett-Petty. En la salida de un line y con las destrezas de su número 10, Quade Cooper, los australianos asestaron el segundo golpe. Con un equipo caído y sin respuesta, fue Genia el que dejó las cosas 21-0 tras presionar a Nicolás Sánchez y correr debajo de los palos.

El arranque prometedor en el complemento con el try de Cordero se diluyó cuando los locales volvieron a apoyar en el in-goal argentino con McMahon. Luego llegó el de Hooper. Australia defendió con la fiereza de un equipo que necesitaba cambiar su imagen. Presiones en toda la cancha y ante jugadores claves, como el número 10 argentino, para así ante cada error argentino, terminar con puntos a favor. Pese a que manejaron la pelota, poco pudieron hacer los de Hourcade para quebrar esa barrera amarilla que propusieron los locales. El try de Facundo Isa apenas decoró el resultado.

En el NIB Stadium, que prometieron estaría lleno pero mostró varios claros en sus tribunas, todo fue fiesta para los Wallabies. En esa emoción que suelen vivir los Pumas a la hora del himno, el que se sumó fue Mario Ledesma, entrenador de scrum de Australia, quien lo vivió de forma particular. Pero el público se mostró paciente, aplaudió ante cada try y error argentino, pero no mostró el calor y fervor que se puede vivir en otros lares.

No fue en absoluto lo que los Pumas esperaban para esta dura gira por Oceanía, especialmente por la forma en la que se dieron las derrotas. El Rugby Championship no perdona y si la Argentina pensó que estaba cerca de estas potencias, estos golpes demuestran que todavía el camino es más largo. (La Nación)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.