A pocas cuadras de la casa de Julio Flores, el hombre que ayer por la mañana fue golpeado y robado en su casa de Nicolas Levalle al 1200, la polícia interceptó a un joven para pedirle los documentos.

El hombre, identificado como Agustín Roselló, habló esta mañana con De La Bahía y contó que, sin ningún problema accedió a apoyarse contra el patrullero y levantar las manos ya que entiende que “están en todo su derecho porque es su trabajo”

Roselló les comentó a los uniformados que tenía antecedentes y sin más le pidieron que los acompañe a la comisaría.

“No tenían motivos para llevarme, es una falta de respeto porque no tenían pedido de captura. No tenían justificación para llevarme”, comentó el muchacho.

Denunció que, como se resistió, “comenzaron a tirarle tiros”. Pudo contar 12 estruendos.

Agustín Roselló haría la correspondiente denuncia en Fiscalía.