Por novena vez en los últimos tiempos y por segunda vez en los últimos seis meses, el kiosco ubicado en Bolivia 642, propiedad de Daniel Bellizi. El hecho se produjo ayer por la noche, alrededor de las 21, cuando un malviviente ingresó al comercio portando un arma y, luego de pedir un paquete de cigarrillos, mostró sus reales intensiones y le solicitó el dinero a Bellizi.
Tras un forcejeo, el ladrón golpeó en tres ocasiones con la culata de su arma al propietario del local, provocándole heridas cortantes en su cabeza y rostro. Producto de los impactos, el arma del malhechor se rompió.
“Cada robo es diferente. La vez pasada se me dio por salir a correrlos. En esta oportunidad, no pude porque tenía la cara muy ensangrentada”, relató Daniel, quien ya había sido asaltado el pasado 23 de abril.
Finalmente, el ladrón, que actuó con un cómplice que lo esperaba afuera en una moto, se llevó alrededor de 300 pesos.
“El resto de la plata quedó esparcida por el piso del local en el medio del forcejeo”, agregó Bellizi.