El crack brasileño recibió un duro golpe por parte de Yasmani Duk y debió que ser reemplazado

El partido de Brasil ante Bolivia estaba liquidado desde el primer tiempo pero igualmente las alarmas se encendieron en la segunda parte. Neymar recibió un duro golpe en el rostro que le abrió la ceja y debió dejar la cancha, ensangrentado.

El crack brasileño, autor del tanto que abrió la goleada, recibió la pelota en la posición ofensiva del costado izquierdo del campo de juego. Intentó gambetear al delantero Yasmani Duk, pero éste le metió el brazo en el rostro y lo sacó del campo.

Terminó tirado en el suelo, con mucha sangre en la cara y la zona de la ceja lastimada. Si bien estaba apto para seguir, Tite decidió sacarlo del partido por precaución para cuidarlo y darle espacio a Willian. Duk no fue ni amonestado.

Cabe destacar que el goleador del equipo había recibido la tarjeta amarilla en la primera etapa del partido y se perderá el próximo compromiso del equipo ante Venezuela. Ante eso, limpió su historial para poder recibir en el clásico ante Argentina por la 11ª jornada.(Infobae)