El hombre que ayer relató haber sido abordado por ladrones en Estomba al 1.200 y abandonado en Los Tamariscos al 2.500 (barrio San Miguel), con una herida de bala en su pierna izquierda, quedó detenido esta tarde en un una causa por robo de autos, según aseguraron fuentes policiales.
Se trata de Luciano Colaianni, de 41 años, quien en la víspera protagonizó un confuso hecho que llamó la atención de las fuerzas policiales quienes, al no quedar convencidos con el relato de la supuesta víctima, continuaron con la investigación.
Tanto fue así que hoy por la tarde realizaron un procedimiento en Estomba 1.560, donde encontraron dos autos con patentes apócrifas (un Fiat Siena y Mercedes Benz) y en la via pública un Chevrolet Vectra con pedido secuestro en el conurbano bonaerense.
Mientras se realizaba este allanamiento, una pareja vinculada también con este caso intentó fugarse en una camioneta Honda, la cuál y tras una persecución fue detenida en la intersección de las calles Aguado y Agustin Alvarez.
En dicho vehículo se encontraron un revolver y municiones servidas que estaria relacionada con la agresión a Colaianni.
Además de Colaianni quedaron detenidos Juan Manuel Herrero (27 años), Javier Adrián Herrero (37 años) y Natalia Jofré (36). Se los acusa de Asociación ilícita, desobediencia, encubrimiento y falsa denuncia.

El inicio de las dudas
Según fuentes policiales, el relato de Colainni fue dudoso desde el primer momento. Uno de los primeros puntos que llamó la atención de los agentes fue el enojo que provocó en la supuesta víctima el hecho que un vecino haya llamado al servicio 911 para denunciar el hecho.
Además, cuando los efectivos le preguntaron si se había comunicado con su familia, Colainni contestó que sí, sin tener en cuenta que previamente había mencionado que uno de los elementos robados era justamente su teléfono celular. “La respuesta que nos dio fue que se comunicó telepáticamente”, aseguraron informantes de la policía.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.