El gobierno nacional analiza una propuesta que contemplaría algunas históricas demandas sindicales, que incluiría la eximición de Ganancias sobre el medio aguinaldo de diciembre próximo y el pago de un bono “compensador” a fin de año para algunas actividades laborales.

El ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat Gay recibirá el jueves al triunvirato de la CGT, con algunas propuestas, según pudo saber Télam luego de consultar diversas fuentes que analizan contrarreloj la elaboración de una propuesta que endulce los oídos sindicales y evite el primer paro nacional de la CGT contra el gobierno del presidente Mauricio Macri.

Ese encuentro del jueves, a realizarse por la mañana, probablemente sea convocado en el Ministerio de Trabajo, que recibirá al triunvirato integrado por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña junto con el ministro y vice laboral, Jorge Triaca y Ezequiel Sabor, encargados de explicar esa iniciativa.

Esa herramienta oficial incluiría la eximición del tributo de ganancias sobre el medio aguinaldo de diciembre y el pago de un bono de fin de año para las actividades laborales más afectadas por el proceso inflacionario y la caída del poder adquisitivo.

Las fuentes oficiales coincidieron este lunes en la necesidad de ayudar a contener a los sectores sociales más vulnerables -con los que la CGT comenzó a tejer una histórica alianza al recibirlos en la sede de Azopardo hace diez días y participar en una jornada especial este sábado-, pero algunos funcionarios sostienen que “no habrá finalmente paro” ante una propuesta semejante y ratifican que “el proceso inflacionario, como ocurrió en agosto, seguirá bajando”.

Esos voceros del gobierno aventuraron -aunque no se atreven aún a determinar la fecha- que finalmente Macri recibirá al triunvirato obrero para terminar de hilvanar la propuesta y desactivar la huelga nacional, aunque fueron firmes y taxativos al señalar a Télam: “Es posible el acuerdo con la CGT, pero es casi imposible que exista con ambas CTA a partir de la politización exclusiva de ese espacio y la confusión reinante” en la corriente gremial.

Mientras, se sabe, el jefe de Estado continúa conversando de forma asidua con los históricos Luis Barrionuevo, Hugo Moyano y Armando Cavalieri, siempre encargados de poner paños fríos cuando sopesan un paro.

Mientras tanto, la reunificada CGT también analiza contrarreloj por estas horas la determinación o no del día de una medida de fuerza, entre divisiones internas de “halcones” y “palomas” que exigen una protesta inmediata o se inclinan por el agotamiento de todas las instancias de diálogo con el gobierno nacional.

El Comité Central Confederal (CCC) del viernes último en el histórico Salón Felipe Vallese de la central obrera asistió a duros discursos del camionero Pablo Moyano, de los dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) del bancario Sergio Palazzo y de otros representantes no alineados en esa estructura.

Todos coincidieron en la necesidad de que concluya “la hora del ajuste”, de forma fundamental los sufridos representantes del interior, aunque primó la posición “moderada” de ‘gordos’ e ‘independientes’ para agotar “las instancias de diálogo y consulta”, respaldando de esa forma al novel triunvirato.

La declaración de un nuevo paro nacional para mañana, con movilizaciones, por parte de estatales, judiciales, médicos, docentes y la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (Ctaa) de Pablo Micheli -al que el gobierno augura “escaso éxito”- preocupa “políticamente por el nivel de iniciativa” al consejo directivo cegetista, aunque aún se privilegia a los históricos sectores que no aceptan que “esos gremios y los medios de prensa” los lleven “de las narices”, como suele afirmar Barrionuevo.

La llamada “unidad en la acción” que pregonan ambas CTA -Micheli y Hugo Yasky- también pasó a estar en duda.
El ex dirigente estatal advirtió hoy que “habrá paro nacional con la CGT entre el 10 y el 20 de octubre, pero jamás el 17”, fecha emblemática para el movimiento peronista y su columna vertebral, el sindicalismo.

“¿Quién es Micheli para determinar la fecha del paro de la CGT? ¿Quién es Micheli para señalar a los cuatro vientos, desde una posición ideológica irreductible, que una huelga no puede hacerse el 17 de octubre? La central obrera decidirá lo más conveniente, según lo determine su consejo directivo”, se alzaron hoy varios sindicalistas históricos que siempre miraron de reojo a ese sector alternativo.

El pasado fin de semana circularon rumores de paro para ese día de octubre -de decidirse una protesta-, que se transformaría en plena inactividad productiva durante tres días, ya que ese 17 es lunes.

De todas formas, “halcones” y “palomas” no fijarán la fecha de una huelga antes de sentarse este jueves con Prat Gay y, mucho menos, si el gobierno abre el espacio de un encuentro cumbre con Macri.