EL MINISTRO DE TRABAJO PIDIÓ “PRUDENCIA” A LA DIRIGENCIA GREMIAL, CUANDO SE LE PREGUNTÓ SU OPINIÓN SOBRE UN POSIBLE PARO DE LA CGT, AGREGÓ QUE HAY UNA AMPLIA AGENDA DE DIÁLOGO EN COMÚN Y ASEGURÓ QUE LOS DOS TEMAS QUE MÁS PREOCUPAN, LA INFLACIÓN Y LOS DESPIDOS, SE ESTÁN SOLUCIONANDO.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, pidió “prudencia” a la dirigencia gremial, cuando se le preguntó su opinión sobre un posible paro de la CGT, agregó que hay una amplia agenda de diálogo en común y aseguró que los dos temas que más preocupan, la inflación y los despidos, se están solucionando, al tiempo que descartó que se abran las paritarias.

Con la central sindical, dijo en declaraciones a TN, “avanzamos con una agenda, se está solucionando la deuda con las obras sociales” tema en el que “hemos avanzado mucho más que en los últimos años, de manera efectiva”.

Dijo que comparte la preocupación por los despidos y la inflación pero sobre ambos temas “comenzamos a responder” y por ello pidió a la CGT “prudencia, que mire la realidad, que sea propositiva, que acompañe la realidad”, dijo.

Aseguró que “han cambiado las cosas” y también han cambiado los dirigentes, los sectores, las agendas y el gobierno que “plantea un nuevo paradigma que es: decir las cosas sin ofendernos, buscar soluciones comunes, no rasgarnos las vestiduras con grandes anuncios”.

Sobre paritarias dijo que se realizaron entre enero y julio y ahora, en el tercer trimestre, “empieza a haber otras señales: una estabilidad de precios significativa, como no pasaba en los últimos años”.

Además, agregó, las paritarias plantearon escalones de aumento “que se dan en este trimestre y esa recomposición salarial se va a reflejar”. También, agregó, hay una recomposición de los haberes jubilatorios, de la Asignación Universal por Hijo, de las asignaciones familiares. Todo ello “recompone el bolsillo de los trabajadores” y “cambia el clima”, dijo.

También, dijo “la sociedad ha madurado, tiene expectativas de que el país va a salir adelante” y reiteró que el gobierno está dispuesto a dialogar, “no se encierra” y en estos nueve meses de gestión se han planteado situaciones difíciles, pero se trabajó “abriendo el diálogo, reconociendo errores, reparando”.

Sobre la deuda con las obras sociales, Triaca ratificó que se recompuso la deuda con el pago –por parte de la Superintendencia de Salud- de $1700 millones, sobre un total de $2700 millones, para que puedan seguir atendiendo a sus afiliados.

Triaca expresó que los sectores con más dificultades son la construcción y la manufactura industrial vinculada a Brasil. “No dejamos de reconocerlo, no negamos la realidad como el anterior gobierno”, pero a partir de agosto se registró “un récord de licitaciones de obras públicas que comenzó a revertir esa tendencia”, dijo.

Asimismo mencionó la ley pymes y de autopartes que “es una respuesta de conjunto. Todos miramos el mismo problema y encontramos la solución”, afirmó. (Agencia Télam)