Francisco Herrera Argueta, de 55 años, está preso en Honduras desde setiembre del 2015 por asesinato.

Vistiendo este disfraz de mujer, trató de salir junto con familiares de otros reclusos que estaban de visita en la cárcel de máxima seguridad, el domingo en la tarde. Incluso se tomó la molestia de pintarse con lápiz labial y las uñas de color rosa.

Pero su plan se frustró cuando los guardias notaron su manera inusual de caminar, ya que según medios locales, llevaba tacones y no los dominaba bien.

También se dieron cuenta de que tenía voz de hombre.

Funcionarios del penal de San Pedro Sula dijeron que Herrera enfrentará un castigo severo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.